lunes, 9 de mayo de 2016

LA PROSTITUCIÓN SAGRADA


LA PROSTITUCIÓN SAGRADA



LA PROSTITUCIÓN SAGRADA


La historia registra el culto de la Prostitución sagrada practicada en Babilonia en honor de la diosa Ishtar.



 Según esta costumbre las jóvenes no debían llegar vírgenes al matrimonio.



Como muestra de su devoción debían prostituirse con extraños dentro del recinto sagrado, cobrando un salario que quedaba en el tesoro del templo.



 Las doncellas no hacían esto por promiscuidad, sino como modo de devoción.



Prácticas similares se realizaban en la Corinto griega y en los pueblos canaanitas de la costa levantina.  



 Ishtar era protectora de las prostitutas y de las mujeres infieles, versión babilónica de la sumeria Innana. Se supone que estas diosas son persistencia de un culto más antiguo, quizás de épocas del matriarcado, en que la diosa femenina era considerada la generadora de la fecundidad de los campos y la prosperidad humana. En esa época la mujer tenía iguales derechos al hombre y no estaba sometida a él. La descendencia de los hijos se determinaba por la madre y no existían reglas punitivas contra el adulterio o las relaciones prematrimoniales.  



 Luego con otros cultos masculinos esto se fue perdiendo. Los griegos gustaban de estar con prostitutas pero sus esposas eran consideradas un poco más que un objeto, prácticamente igual que si fueran esclavas.


 Y los israelitas persiguieron con saña a estas prácticas. Según los mandamientos que registra la Biblia, la esposa es un poco más importante que las posesiones materiales: el 9º mandamiento prohibe desear la mujer del prójimo y último es no codiciar los bienes ajenos. Quizás originalmente estos dos mandamientos hayan sido uno solo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada