sábado, 14 de mayo de 2016

LA PROSTITUCION EN LA ROMA ANTIGUA

LA PROSTITUCION EN LA ROMA ANTIGUA

LA PROSTITUCION EN LA ROMA ANTIGUA
Una de las versiones del origen de la palabra puta, procede de una diosa menor de la agricultura romana.

En los días de fiesta en honor a esta diosa se procedía a la poda(puta) de los árboles, con las ramas de los árboles, las mujeres que deseaban quedarse embarazadas eran azotadas ritualmente. Las sacerdotisas ejercían una bacanal sagrada en honor a la diosa. Con el paso del tiempo el nombre de la diosa pasó a denominar a la mujer que ejercía la prostitución.

LA PROSTITUCION EN LA ROMA ANTIGUA
Roma es quizá el “paraíso de la prostitución” por ser algo más que habitual, pero también por la enorme libertad sexual existente, tanto para hombres como para mujeres. Ellos podían tener relaciones con quienes quisieran sin ningún problema, al igual que ellas, aunque en el caso de las mujeres, incluso las casadas, sólo debían mantener una serie de códigos morales y sociales, pero nada les impedía disfrutar al máximo su sexualidad.

Es en Roma donde podemos encontrar por primera vez el término “Prostitutere”, cuya traducción era “exhibir para la venta”, evidentemente, el propio cuerpo.

En Roma, tanto hombres como mujeres podían disfrutar al máximo su sexualidad.

En el caso de las prostitutas en roma, podemos encontrar varias clases de prostitutas como las cuadrantarias, llamadas así por cobrar un cuadrante, que serían las prostitutas más bajas de todas.

También encontramos las felatoras, que como podemos imaginar, eran llamadas de este modo por ser expertas en el arte de la felación.

Pero la lista de tipos de prostitutas, de acuerdo a sus características y habilidades, sería la siguiente:
• Prostituta: entregaba su cuerpo a quien quería.
• Pala: era quien aceptaba a cualquier persona que pudiese pagar el precio demandado.
• Meretrix: prostituta independiente.
• Prostibulae: ejercía sin pagar impuestos y en donde podía.
• Ambulatarae: era la prostituta que trabajaba o bien en la calle o bien en el circo.
• Lupae: eran quienes ejercían en los bosques de los alrededores de la ciudad.
• Bastuariae: ejercía la prostitución en los cementerios.
• Delicatae: tenía clientes poderosos como generales o senadores.

En todos los casos, las prostitutas de la Antigua Roma solían ser mujeres independientes y en ciertos casos, influyentes, aunque debían vestir un vestido púrpura que las diferenciaran del resto de mujeres, además de tener que pagar impuestos por desarrollar su actividad.

Si lo que queréis conocer son prostitutas famosas de la Antigua Roma, encontramos en las diversas fuentes históricas que llegaron a nuestros días nombres como Julia, la hija del Emperador Augusto, Agripina e incluso a Mesalina, la esposa del Emperador Claudio, pues era frecuente que las mujeres de alta alcurnia ejercieran la prostitución por placer.

Este es el caso de Mesalina, que según cuentan los relatos, realizó una apuesta con una prostituta y por ello se acostó en un solo día con una Centuria completa. (ver MESALINA Y ESCILA: “CURIOSA APUESTA ENTRE PROSTITUTAS DE LA ANTIGUA ROMA ”http://rodolfoparbst.blogspot.com.ar/2016/05/mesalina-y-escila-curiosa-apuesta-entre.html )

De todos modos y pese a la cantidad de sitios donde se ejercía la prostitución, el lugar preferido por la mayoría era los baños públicos, pues allí podían ofrecer sus servicios a hombres y mujeres sin excepción.

Como dato curioso, podemos añadir que en el año I d.C., según los registros encontrados en Roma, había inscritas 32.000 prostitutas en la capital del Imperio y a todas ellas les fue entregada la licencia para ejercer el oficio, conocida como “Licentia Stupri”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada