sábado, 14 de mayo de 2016

MESALINA Y ESCILA: “CURIOSA APUESTA ENTRE PROSTITUTAS DE LA ANTIGUA ROMA”

MESALINA Y ESCILA
"CURIOSA APUESTA ENTRE PROSTITUTAS DE LA ANTIGUA ROMA”

MESALINA Y ESCILA: “CURIOSA APUESTA ENTRE PROSTITUTAS DE LA ANTIGUA ROMA”
Roma 40 ADC

Estos dos personajes de la antigua Roma protagonizaron uno de los escándalos más famosos de la época. Mesalina fue la tercera esposa del emperador Claudio, pero ella era famosa por su insaciable sed de sexo, probablemente la ninfómana más famosa de la historia. Al caer la noche, la Emperatriz abandonaba el palacio disfrazada y se dirigía al peligroso barrio de Suburra, para ejercer la prostitución en un aposento bajo el pseudónimo  de Lysisca (mujer loba). Favorita de sus clientes, que desconocían su verdadera identidad, al no exigir juventud o apariencia. Su único requisito era la potencia viril.

Orgullosa de su legendaria lascivia, lanzó un reto al gremio de las prostitutas de Roma: las instó a participar en una competición, que ella organizaría en palacio, aprovechando la ausencia de Claudio quien estaba en Britania.

MESALINA Y ESCILA: “CURIOSA APUESTA ENTRE PROSTITUTAS DE LA ANTIGUA ROMA”
La candidata oficial era, por supuesto, Mesalina, y la oposición estaba representada por Escila, la más famosa prostituta de Roma. También se anotaron algunas voluntarias, entre ellas damas de la nobleza.

Dicho desafío consistía en saber quién podía atender a más hombres en un día. El evento daría inicio por la noche, y a él asistirían muchos hombres importantes de la corte, además de otras damas a las cuales Mesalina había convencido de participar.

Aquella noche, después de haber sido poseída por 25 hombres, Escila se rindió y Mesalina salió victoriosa, pues superó la cifra al llegar al amanecer y seguir compitiendo. Según se dice, aun después de haber atendido a 70 hombres no se sentía satisfecha, llegando hasta la cifra increíble de 200 hombres.


Cuando Mesalina pidió a Escila que regresara, esta se retiró diciendo: «Esta infeliz tiene las entrañas de acero».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada