jueves, 14 de abril de 2016

LA JOYERÍA EGIPCIA

LA JOYERÍA EGIPCIA

LA JOYERÍA EGIPCIA



En la época Predinástica ya encontramos sencillos colgantes con elementos tomados de la naturaleza, integrados por conchas, colmillos, huesos o piedras, aunque en ocasiones ya se retocaban y llegaban a cubrirse de un sencillo pan de oro embelleciendo más su aspecto.
        Es el periodo de gestación del concepto de joya en el Valle del Nilo.
       
LA JOYERÍA EGIPCIA
Ya en el Predinástico se utilizaron amuletos que imitaban la forma de animales, y se llegó a realizar una abundante variedad de cuentas que eran utilizadas para la confección de collares, pulseras o tobilleras.
      
La turquesa denominada en la lengua de Khufu "mefkat"se encontaba en los yacimientos sinaíticos de Uadi Maghara y Sherabit el-Jadim, podemos encontrarla en joyería desde épocas muy tempranas. Formó una tríada de piedras semipreciosas junto al lapislázuli y la cornalina.
La malaquita "shesemet" no era utilizada habitualmente para la fabricación de joyas, sino que la convertían en polvo para elaborar cosméticos y pigmentos.
La cornalina, "herset", es quizá la gema de uso más prolongado, se encuentra documentada desde el periodo Predinástico como cuentas de collar, y durante la época faraónica se utilizó en cuentas, incrustaciones, anillos y especialmente en los ojos udyat de los amuletos.
   
LA JOYERÍA EGIPCIA
    El oro, "neb",, fue reconocido y apreciado por los Antiguos Egipcios que además tuvieron la suerte de contar con numerosos yacimientos auríferos en zonas bastante próximas que prácticamente explotaron hasta su agotamiento.
Al principio el oro se obtenía de pepitas en los depósitos aluviales, pero con el paso del tiempo se abrieron minas para seguir los filones de cuarzo aurífero.
Las fuentes escritas faraónicas hacen referencia a tres tipos de oro, en función a su zona de obtención. El "oro de Coptos", procedente de la zona de el Uadi Hammamat, el "oro de Uauat", procedente del sue, alrededor del Uadi Allaqui, y el "oro de Kush" que venía más alla de la segunda catarata, aunque no se han encontrado huellas de presencia egipcia en los yacimientos auríferos de la zona, supongo que llegaría en forma de tributos por los Kushitas 
     
LA JOYERÍA EGIPCIA
  Por su naturaleza incorruptible, el oro se consideró mágico y metáfora de eternidad.
Debido a su intenso brillo se identificó con el resplandor del sol, y este vínculo solar lo hizo relacionarse estrechamente con la monarquía cuya legitimación se basaba en su identificación con este astro, incluso en la titulatura real se hace énfasis de esta identificación: Horus Dorado.
    
LA JOYERÍA EGIPCIA
   Los collares y brazaletes de oro otorgaron tanto prestigio, que podían ser concedidos como condecoración a destacados personajes o militares. Podemos ver imágenes en las que los dignatarios reciben con satisfacción ese precioso emblema de manos del faraón.
        Los aspectos simbólicos de la plata, fueron casi tan importantes como los del oro, ya que este metal fue identificado con los huesos de los dioses además de tener simbología lunar.
        La plata en Egipto se muestra frecuentemente mezclada con el oro. Esta mezcla de metales preciosos llamada electrum, fue también muy apreciada por los egipcios, y es muy habitual que se confeccionara con ella amuletos y representaciones de seres divinos.
     
LA JOYERÍA EGIPCIA
  Podía tener un color o más dorado o más plateado dependiendo de las proporciones de oro o plata que contuviera, y podía representar como emblema por igual al sol que a la luna.
        La plata era muy escasa en Egipto, pero en el Imperio Nuevo con la conquista de los territorios asiáticos, este metal empezó a entrar en abundancia, lo que incrementó mucho su uso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario