domingo, 14 de febrero de 2016

LOS ASDINGOS Pueblos vándalos que invadieron España

LOS ASDINGOS
Pueblos vándalos que invadieron España

LOS ASDINGOS Pueblos vándalos que invadieron España

Los asdingos fueron un pueblo germánico, más concretamente una ramificación de los Vándalos que se establecieron alrededor del siglo II en el área actual de Hungría, Rumanía, Eslovaquia y Polonia.

Los vándalos asdingos fueron desplazados por los los hunos de las llanuras de Hungría y tras intentar cruzar el Danubio, bien defendido por Estilicón a la sazón general de Flavio Honorio emperador de Occidente, se dirigieron hacia el Rin arrastrando a los vándalos silingos, esta vez si atravesaron el Rin, concretamente por Maguncia y asolaron la Galia, puesto que Estilicón tuvo que retirar su tropas para defender la península de Italia de la invasión de los visigodos de la mano de su rey Alarico I.

Todo el Occidente romano, a principios del siglo V d.C., sufría una profunda inestabilidad debida a los movimientos de los pueblos germánicos y orientales. El paso del Rin, la última noche del año 406, por parte de los alanos, originarios del Cáucaso, los suevos, procedentes de la Germania, y de los vándalos asdingos y silingos, también de origen germánico , supuso la penetración en la Gallia y el paso de los Pirineos en el año 409.


Fue solo después de esto y no antes sin arrasar Aquitania, cuando cruzaron los Pirineos en el 409 para asentarse en Galicia y norte de Portugal, tras llegar a un acuerdo con los representantes del emperador.

Tras un acuerdo, que cabe pensar fue de tipo imperial, estos pueblos se distribuyeron en las distintas zonas de la diocesis Hispaniarum, a excepción de la Tarraconensis. 
De este modo la Gallaecia, donde existía una población autóctona galaica muy enraizada y poco receptiva, fue compartida por los vándalos asdingos encabezados por su rey Gunderico y los suevos dirigidos por Hermerico. Al quedar arrinconados en una región aislada, éstos no plantearon grandes preocupaciones a la administración imperial. Las relaciones entre suevos e hispanos sufrieron altibajos en una mayor o menor convivencia regulada por una serie de pactos, aunque parece que en pocos casos se entremezclaron, hecho -como veremos más adelante- completamente opuesto a lo que ocurrió entre romanos y visigodos. Los suevos, a lo largo del siglo V y tras la marcha de los vándalos, llevaron a cabo una serie de intentos expansionistas, sobre todo al sur o sudeste de la Gallaecia. Sus reyes Requila, Hermerico y Requiario, lucharon no sólo contra la población galaica, sino también frente a las tropas imperiales repartidas por toda Hispania y especialmente en la Bética y la Lusitania, donde hubo graves enfrentamientos. Los suevos permanecieron en la Gallaecia hasta el año 584, cuando fueron vencidos y anexionados por las tropas visigodas del reino de Toledo. 
Las fricciones surgidas entre vándalos asdingos y suevos condujeron a los primeros a trasladarse a la Baetica. Durante los años 419 al 429, se enfrentaron a las tropas romanas, tanto en tierra como en mar, pues poseían una importante flota, hasta que Genserico, sucesor de su hermanastro Gunderico, decidió transportar a su pueblo, compuesto por cerca de 80.000 personas, al norte de Africa. El paso se llevó a cabo por el fretum gaditanum (Estrecho de Gibraltar). La consolidación del reino vándalo de Africa vino dada por la conquista de Cartago, tan sólo diez años después, el 19 de octubre del 439. 
En la Lusitania y las partes occidentales de la Carthaginensis se establecieron los alanos gobernados por Adax. Por último, la Baetica fue ocupada por los vándalos silingos a la cabeza de los cuales se encontraba Fredibaldo, que pocos años más tarde, en el año 419, fueron derrotados por las tropas visigodas conducidas por Walia, al igual que lo fueron los alanos. 

Gunderico, el rey de los asdingos, tras haber sido derrotado por los suevos y los romanos, se marcha con su ejército a la Bética, donde se convierte en rey de ambas ramas de los silingos y los alanos, mientras que su reino en la Gallecia se incorpora al Reino Suevo de Hermerico.

Hidacio de Chaves en su crónica no dice cual fue el destino de la población del reino asdingo, si consiguió huir a la bética o como era costumbre en la época, fue reducida a la esclavitud. Más tarde, el reino unido de los vándalos y alanos liderado por Gaiserico se trasladó al norte de África.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada