sábado, 13 de febrero de 2016

CACA DE PERRO Una peculiar manifestación gracias a All’o Manif

CACA DE PERRO
Una peculiar manifestación gracias a All’o Manif


CACA DE PERRO Una peculiar manifestación gracias a All’o Manif

Nos cuenta el gran Osvaldo Soriano en su libro “Cómicos, tiranos y leyendas” sobre ella

En marzo pasado, con un frío de mil demonios, vi una manifestación de un centenar de personas que desembocaba en la Place de l’Hotel de Ville. Llevaban tres pancartas que trinaban contra los dueños de perros que les permitían hacer sus necesidades en las veredas. Me paré a mirar y a escuchar las consignas indignadas. Si bien París había dejado de sorprenderme me pareció que el asunto no merecía tanto barullo.
El cortejo gritó un rato frente al edificio, hizo estallar algunos cohetes y volanteó la plaza. Todo sin mucho entusiasmo. El acto no duró más de diez minutos y los manifestantes se retiraron hacia Notre Dame en perfecto orden, sin que nadie se dispersara. Diez minutos más tarde un grupo vino al bar donde yo me había refugiado. Mi mujer les preguntó por qué les molestaba tanto la caca de perro sobre las veredas. Una petisa de bucles que todavía conservaba una pila de volantes le respondió: «¡A mí qué me importa! ¡Ellos pagan y yo vengo a gritar!».
El asunto era simple: existe en París una asociación llamada All’o Manif que provee gente para todo tipo de mítines. A cien francos por cabeza cualquiera puede contratar su propia manifestación callejera para el fin que se le dé la gana. Por diez mil francos (1200 dólares) es posible alborotar a cien muchachones y jubilados a favor o en contra de la caca de perro, por los árabes o contra el café de Brasil. Insultar al presidente de la República o burlarse de la policía. El seguro cubre los posibles destrozos.


CACA DE PERRO Una peculiar manifestación gracias a All’o Manif

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada