sábado, 22 de agosto de 2015

PORFIRIO RUBIROSA “ RUBÍ el gigoló más grande de la historia”

PORFIRIO RUBIROSA “ RUBÍ el gigoló más grande de la historia”






Profirio Rubirosa el gigoló más grande de la historia, nació el 22 de Enero de 1909, en San Francisco de Macorís en República Dominicana. Creció en el seno de una familia que le pertenecía a la alta sociedad, sus padres Ana Ariza Almanzar y María Rubirosa le dieron muchos lujos y fue el más pequeño de tres hermanos. Lo de conquistador lo lleva por sus venas ya que su padre fue conocido por ser un hombre alegre entre las mujeres.

Se crió en la ciudad más romántica del mundo Paris, Francia hasta los 17 años y regreso a su natal Quisqueya a donde pensaba ingresar en la escuela de leyes sin embargo decidió formar parte de la milicia. Su físico no era el del típico galán elegante, pero tenía un don de verbo con las mujeres y siempre conseguía a las mujeres más famosas y millonarias. Siempre estuvo divirtiéndose entre copas y mujeres con reyes, príncipes y presidentes. Debido a ser un hombre estéril no pudo pasar la tradición de conquistador a futuras generaciones. Pero, su historia ha cautivado a millones de personas en el mundo entero en más de cuatro generaciones.

Sostenía una estrecha relación con el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo y en 1932 se casa con Flor de Oro Trujillo la hija del dictador, lo cual lo ayudo a conseguir cargos en el gobierno de su país. Primero, fue teniente de la seguridad presidencial y en 1936 fue nombrado diplomático. En sus asignaciones viajó a países de Europa, al igual que a muchas ciudades en los Estados Unidos, también estuvo presente en Cuba durante la Revolución Cubana.

Se casó cinco veces, incluyendo a la actriz francesa Danielle Darrieux en 1942 la más cotizada y bella de su tiempo.

Luego en 1947, decidió casarse con Doris Duke la mujer más rica del mundo, en el día de su matrimonio en un acto de sorpresa sacó de su bolsillo rubís para entregárselo a su amada en símbolo de su nombre. El matrimonio llego a su fin por causa de sus infidelidades, y él se quedo con carros deportivos, un avión privado, una casa grande en Paris y manutención monetaria de miles de dólares. Después de unos meses de divorciados Doris Duke le ofreció $2 millón para que regresara con ella, pero él no quiso.

En 1953 se casó con Barbará Hutton la segunda mujer más rica del mundo y se dice que ella le daba $60,000 a diario para sus gastos personales y le regalo la finca más grande de café en la República Dominicana, lástima que el matrimonio solo duró unas semanas.

Su último matrimonio en 1956 fue con la actriz francesa Odile Rodin de 19 años y Porfirio Rubirosa tenía 47 años, se cuenta que fue a la única mujer a la cual le fue fiel.

Todas caían a sus pies, en la lista del conquistador dominicano están las actrices Zsa Zsa Gabor, Rita Hayworth, Dolores del Rio, Ava Gardner, y muchos afirman que también anduvo con Marilyn Monroe.

Protegía su cara con miel, siempre se hacia las uñas de las manos y los pies, tenía un entrenador profesional que lo ayudaba en el gimnasio. Se destacaba entre la gente por andar con ropa fina y manejar autos últimos modelos. Estudio y aprendió hablar en varios idiomas que incluyen el español, inglés y francés, porque la apariencia y el carisma lo era todo para él. Se dice que en una ocasión duró casi dos horas enseñándole al famoso cantante y actor americano Sammy Davis Jr. la manera adecuada de besar la mano de una dama.


El polo y los carros de carrera sus deportes favoritos

Su pasión después de las mujeres era jugar al polo y organizaba carreras de correr autos en Paris. Porfirio Rubirosa sabía que una de las mejores estrategias para hacerse amigos de los adinerados era estar involucrado en estos deportes.

Murió a los 56 años, el 5 de Julio de 1965, en un terrible accidente automovilístico en Paris, Francia mientras manejaba chocó su Ferrari contra un árbol y murió instantáneamente. Después, hubieron especulaciones que posiblemente Profirió Rubirosa lo hizo intencionalmente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada