sábado, 4 de julio de 2015

FRANCISCO DE GURRUCHAGA, EL "PADRE DE LA MARINA ARGENTINA"

FRANCISCO DE GURRUCHAGA

EL "PADRE DE LA MARINA ARGENTINA"



Nació en Salta el 7 de diciembre de 1766 en el seno de una de las familias más ricas del virreinato, descendía del más rancio cuño hispano, ya que su padre fue el General Pedro Antonio de Gurruchaga y Álzaga y de Manuela Fernández Pedroso y Aguirre.

A la edad de ocho años fue llevado por su padre a España, junto a su hermano José, donde ingresaría en el Seminario de Nobles de Madrid para realizar sus estudios. Años después egresaría de la Universidad de Granada con el título de Bachiller en Derecho y Jurisprudencia.

Estuvo, junto a su hermano a cargo de la filial de Cádiz del comercio de su padre que era en ese entonces uno de los más prósperos y ricos del Virreinato del Río de la Plata. También estuvo a cargo del Gabinete de Correo del Rey, cargo de gran importancia que le abrían los salones de la Corte también le permitía recorrer la Península con toda clase de franquicias, siendo junto con el coronel Moldes su amigo inseparable, famosos en ella por su elegancia y gracia, así como por su comportamiento valeroso.

Hacia fines del siglo XVIII, Inglaterra disputaba su hegemonía global –para ese entonces, claro- con España y Gurruchaga estuvo presente en la homérica Batalla de Trafalgar (21 de Octubre de 1805), considerada la mayor batalla naval de la historia, donde la flota aliada franco-española fue destrozada por los navíos del Vicealmirante inglés, Horatio Nelson. Fue el final de la Armada española. 

Curiosamente, Gurruchaga libró aquella batalla con el grado de teniente de fragata en el navío “La Trinidad” al mando del Brigadier de Mar, Baltasar Hidalgo de Cisneros; el mismo que más tarde sería Virrey del Río de la Plata. 

Cuando, en 1807, Napoleón Bonaparte invadió España, Gurruchaga y otros patriotas entre los que se encontraban el futuro coronel José Moldes, su hermano José de Gurruchaga, Simón Bolívar, José de San Martín, José Matías Zapiola, Juan Martín de Pueyrredón y otros, temerosos de que los franceses se apoderaran también de las colonias americanas en virtud de la delegación del poder real que hiciera el rey Carlos IV a su hijo Fernando VII, y éste a José Bonaparte, hermano del emperador francés, formaron una agrupación secreta con la idea de independizar a sus patrias.

Cuando se descubrió la presencia de Miranda en España, tuvo que huir repentinamente. Gurruchaga y Moldes fueron señalados como autores materiales de la conspiración y fueron encarcelados junto a Pueyrredón. A base de dinero y argucias, sobornaron a los guardias y pudieron preparar la fuga haciéndose pasar Gurruchaga por "cochero" junto a Moldes y escondiendo a Pueyrredón dentro de una calesa. Gracias a esta hazaña pudieron embarcarse en la fragata Castillo que arribó a Buenos Aires el 7 de enero de 1809. Pueyrredón no logró pasar a Buenos Aires, ya que fue apresado en Montevideo.

Antes de regresar al Río de la Plata, integró  la sociedad secreta filomasónica “Junta de Diputados de los Pueblos y Provincias de la América Meridional”, junto con su hermano José y el coronel José Moldes.

 Es así que en 1809 arriban a Buenos Aires, partiendo de inmediato al norte con el propósito de expandir la doctrina independentista que durante esos años se había estado desarrollando.

 Fue el primer diputado por la Provincia de Salta a la Junta Grande, que se conformó a fines 1810.

En 1811, siendo vocal de Marina le es encargado armar la primera escuadra de guerra ante la grave situación de las finanzas públicas, escasas por la guerra y el bloqueo impulsado por el virrey en Montevideo Francisco Javier de Elío.

En ese momento el país estaba pasando una apremiante situación económica y el erario deprimido por los gastos de las campañas militares. Es así como Francisco de Gurruchaga, con su propia fortuna logra formar la primera escuadra naval, que sería dirigida por Juan Bautista Azopardo.

Contando con la valiosa ayuda de uno de los integrantes de la Primera Junta, el abogado Juan José Paso, el salteño gestionó la adquisición de tres buques: un bergantín, una goleta y una balandra, a los cuales se les colocaron cañones que se habían adquirido con anterioridad. Mientras se aprestaba el material flotante, Gurruchaga se dedicó a la difícil tarea de armar las tripulaciones, incorporando italianos, franceses e ingleses en su mayoría.

Con respecto a la plana mayor, después de numerosas consultas, la elección recayó en el maltés Juan Bautista Azopardo quien quedó a cargo de la nave capitana, la goleta Invencible, mientras que el marino francés Hipólito Bouchard recibía el mando del bergantín 25 de Mayo y Ángel Hubac, también oriundo de Francia, quedó al frente de la balandra Americana. Con extrema rapidez, se concretó la creación de una fuerza naval patriota.

El 10 de febrero, en representación de la Junta, Gurruchaga entregó a Azopardo el pliego cerrado con las instrucciones de la misión que llevaría a cabo, las cuales debían abrirse a la altura de la isla Martín García.

La escuadrilla salió de Buenos Aires el 11 de febrero de 1811 rumbo a Paraguay con la misión de capturar cualquier nave española que se encuentre.

El 2 de marzo de 1811 tuvo lugar el primer combate de la marina argentina. Al encontrarse con una escuadra española muy superior a la patriota. Tras desigual y heroica batalla, las fuerzas de Buenos Aires fueron aniquiladas siendo la última en entregarse la “Invencible” Los prisioneros fueron llevados a Montevideo.

Los buques fueron bautizados "con intención": Invencible, 25 de Mayo y América, como queriendo designar la consigna patriótica de que la causa americana sería invencible a partir del 25 de mayo de 1810.

Esta escuadra es arrasada por las fuerzas españolas, siendo Azopardo tomado prisionero, padeciendo nueve años de cautiverio en España.

Gurruchaga se presentó y dijo "Vengo a ofrecer otra escuadra" logrando siete barcos más. Los más importantes fueron el bergantín Hiena, la sumaca Santo Domingo y la goleta Nuestra Señora del Carmen, siendo sus capitanes Tomás Taylor, Hipólito Bouchard y Ángel Hubac, franceses los dos últimos.

Instruidos por esta desafortunada experiencia en agosto de 1811 se ponían las bases para reoganizar la armada patriota, pero esta vez en manos de un experimentado comandante: el Comodoro Irlandés Guillermo Brown.

Aquella primera “Armada” local se constituyó con unos buques mercantes adquiridos a particulares. Había más de valor que de experiencia naval en aquella flota. Los tres primeros buques que lograron armar fueron bautizados como: “25 de Mayo”, “Invencible y “América”. 

Las tripulaciones fueron conformadas con arreos de marinos de distintas nacionalidades y un par de cuerpos de Patricios. Gurruchaga fue nombrado Ministro de Marina y Azopardo, Teniente Coronel y Comandante de las fuerzas navales. 

Ya en Salta, Gurruchaga y su hermano José, también precursor de la independencia argentina, quien fuera el esposo de la Capitana Honoraria del Ejército, nombrada por el gral. Belgrano, Martina de Silva, fueron los principales donantes de todo tipo de telas, caballos, ganado, etc. para los gauchos de Güemes.

Distribuyó 5.000 pesos de su fortuna entre los vencedores de la Batalla de Tucumán, a fines de 1812. Financió con gran parte de su propia hacienda y administró los asuntos financieros del ejército de Manuel Belgrano. Fue en este aspecto, tan desprendido que no dudó en mantener durante 33 años de su bolsillo al correo de Salta, pagando a su costa los sueldos y demás erogaciones propias de esa entidad, sin que jamás se le devolviera un solo centavo.

Fue electo para formar parte de la Asamblea Constituyente de 1813, pero no se llegó a incorporar a la misma.

Entre 1817 y 1818, es enviado en misión secreta a Chile, y en ese mismo año el 21 de octubre de 1818 contrae matrimonio con Águeda Guerrero y de la Rosa, siendo sus padrinos Francisco Narciso de Laprida y María del Tránsito de Oro.

En 1831, siendo diputado de la H. Sala de Representantes de Salta, es comisionado junto al Coronel Alejandro Heredia para firmar la paz con el caudillo riojanoFacundo Quiroga, llevándose a cabo el 2 de diciembre de 1831.

Desde 1813 a 1846 momento de su muerte, estuvo a cargo del administración de correos de Salta llevando a cabo dicha gestión pública con elevado honor, llegando al extremo de mantener de su propio peculio todos los gastos, sueldos, etc., durante todo esos años.

Su muerte se produjo sumido en una extrema pobreza casi al borde de la mendicidad, pero no tendría hijos a quién dejar una herencia ? Gurruchaga decía "Les dejo la mejor herencia, la Patria libre"
Villegas dijo de él a Basavilbaso:
"La vida del patricio terminaba. Había alcanzado los 80 años. Acaso la visión hazañosa del pretérito distrajese sus atardeceres, cuando la sombra gloriosa de los héroes de la tierra amada viniesen a acompañarle: Güemes, Moldes, Arenales, Gorriti... ¡Cuán largo es el camino recorrido! Antes de que la muerte le rondara, ya su memoria fugó de su animoso espíritu. Y entró en el más allá en el último día de la primavera de 1847 (db. 1846)."

Descansa en las bóvedas centenarias de la Basílica y convento de San Francisco de la ciudad de Salta. Una proa de combate recuerda al creador de la primerafuerza naval argentina. Hoy día una calle del barrio de Palermo lleva su nombre.

Murió el 20 de septiembre de 1846. Fue sepultado, gracias a la caridad de sus amigos que pagaron su entierro, al pie de la Virgen del Rosario en la Iglesia de San Francisco.


Su cuerpo, como era costumbre de la época, fue enterrado en la hoy Basílica Menor de San Francisco, se dice al pie de la Virgen del Rosario, aunque cierta tradición oral señala no saber ubicar el lugar exacto donde descansa el “Padre de la Armada Argentina”.- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada