miércoles, 29 de julio de 2015

COMO SE INCORPORÓ LUISIANA A LOS ESTADOS UNIDOS

COMO SE INCORPORÓ LUISIANA A LOS ESTADOS UNIDOS



C uando Napoleón Bonaparte derrotó a los austriacos en 1800, dejó ver claramente que se proponía dominar Europa. Tenía puesta la mira en Inglaterra, pero primero debía controlar el resto de Europa, y además necesitaba fondos para costear sus campañas. Luisiana no le importaba gran cosa, pero se percató de que podía usarla para negociar si amenazaba a España. Por lo tanto, le exigió a Carlos IV que devolviese el territorio a Francia. El rey español accedió. No obstante, Carlos IV acabó siendo destronado por Napoleón y los franceses invadieron España, hecho que precipitó el derrumbamiento del imperio español en América. Entre tanto, Luisiana fue el precio que el rey pagó para ganar tiempo.
Aunque España cedió Luisiana a Francia en 1800, la ceremonia oficial se llevó a cabo tres años después, el 30 de noviembre de 1803, fecha en que la bandera española fue arriada y el pabellón francés se izó de nuevo. Las autoridades gubernamentales que representaban a España fueron cesadas y los nuevos funcionarios franceses tomaron posesión. Esta formalidad debió cumplirse para que Luisiana fuese debidamente entregada a Estados Unidos, ya que en abril de ese año el tercer presidente de este país, Thomas Jefferson, la había comprado de Napoleón Bonaparte. Al ser izada el 20 de diciembre de 1803, la bandera estadounidense ondea sobre una Luisiana muy vasta que se extiende aproximadamente desde el golfo de México hasta el Canadá, y desde el río Mississippi hasta las montañas Rocosas. Al final, ese territorio se dividirá para formar otros 13 estados.
El gobernador es entonces William Charles Cole Clairborne, quien tiene ante sí una empresa ardua para decir lo menos. Los luisianos hablan francés, español u otras lenguas, pero el inglés les resulta ajeno. Para una población abrumadoramente católica, no protestante, la imposición de nuevas leyes de origen inglés resultó penosa. La animosidad entre los criollos originales de Luisiana y los anglosajones estadounidenses recién llegados se prolongaría muchos años después de la compra del territorio.


El 30 de abril de 1812, exactamente nueve años después de haber sido comprada, Luisiana se convirtió en el estado número 18 y Clairborne resultó electo gobernador. A los pocos días, Estados Unidos le declaró la guerra a Inglaterra. Los combates se libraron tierra adentro, al principio con gran éxito para las fuerzas inglesas, que incluso llegaron a atacar Washington, D.C., y quemaron la Casa Blanca. Fue entonces cuando se ordenó al general Andrew Jackson que marchara con sus tropas hacia el sur. En 1814, corrían rumores de que los ingleses atacarían Nueva Orleans. Jackson los derrotó en Mobile, Alabama, pero la verdadera invasión aún estaba por llegar.

Los ingleses se estaban preparando para invadir Luisiana en diciembre lanzando un asalto masivo comandado por el general Edward Packenham. Por su parte, Jackson se enteró de los planes y se puso a preparar la defensa. El asalto a Nueva Orleans comenzó el 28 de diciembre y los ingleses fueron rechazados; el 8 de enero de 1815 se produjo el ataque definitivo, pero volvió a toparse con una fiera resistencia. El propio Packenham resultó muerto, al igual que su segundo al mando, el general John Keane. Los ingleses se retiraron el 27 de enero. La batalla de Nueva Orleans puso fin a las tentativas inglesas de dominar alguna parte del territorio estadounidense.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada