miércoles, 27 de mayo de 2015

BRUNILDA, REINA DE AUSTRASIA

BRUNILDA, REINA DE AUSTRASIA



Brunilda nació en Toledo en el año 543, hija de Atanagildo y Gesvinda, siendo la menor de las dos hijas del matrimonio real. Cuando tenía 11 años su padre fue elegido rey visigodo de Hispania. Fue educada en la corte de Toledo, capital del reino visigodo y profesaba la fe cristiana arriana.
Las complicadas relaciones entre francos y visigodos habían mejorado y hacia el 565 Sigeberto I rey de Austrasia, solicitó a Brunilda en matrimonio. Este matrimonio beneficiaba a ambos reinos: a Atanagildo le libraba de los problemas con los francos y le permitía concentrarse contra bizantinos y suevos; al merovingio Sigeberto le reforzaba en los conflictos con sus hermanos (era uno de los cuatro hijos de Clotario I cuyo reino fue dividido a su muerte). Brunilda cambió su fe por la católica y, aportando una buena dote, celebró su matrimonio en Metz, capital de Austrasia, en 566.
En 567 Galsuinda, la hermana de Brunilda, se casó con Chilperico I, rey de Neustria y hermano de Sigeberto I. Chilperico I estaba casado con Audovera, con quien había tenido seis hijos, pero logró anular su matrimonio para casarse con Galsuinda aunque no abandonó a su amante Fredegunda. El matrimonio fracasó debido a que Chilperico se negaba a abandonar su disipada vida, así pues, Galsuinda quiso volver a Toledo pero ese mismo año su padre murió, debilitándose su posición política y poco después sería asesinada. El asesinato fue atribuido a Fredegunda con quien Chilperico I contrajo matrimonio algún tiempo más tarde.
El asesinato de Galsuinda provocó en Brunilda un gran rencor hacia ambos y exigió a Chilperico I la dote de su hermana, a lo que él se negó. Sigeberto I apeló a su hermano Gontran I de Borgoña para que mediara entre ambos y se decidió entregar a Brunilda y sus descendientes las ciudades de Burdeos, Limoges, Cahors, Bearn y Bigorre que habían sido entregadas a su hermana como regalo de bodas. Chilperico I aceptó a regañadientes y Brunilda no olvidó el asesinato de su hermana.
Entre 567 y 570 nacieron los tres hijos de Brunilda y Sigeberto I: Ingunda, Clodosinda y Childeberto II. Las rencillas entre Sigeberto I y Chilperico I continuaron, esta vez azuzadas por ambas reinas. En 575 Chilperico I intentó recuperar las cinco ciudades y en la lucha muere su hijo Teodoberto. Sigeberto I emprende la conquista de Neustria pero Fredegunda envió a dos sicarios que lo asesinaron y Chilperico I reclama el trono de Austrasia. Brunilda que se encontraba con sus hijos en París, capital de Neustria, son apresados pero la reina hace escapar a su hijo Childeberto II y reclama el trono para él y la regencia para ella. Los nobles de Austrasia reconocieron como heredero legítimo a Cihldeberto II pero no aceptaron la regencia de Brunilda, nombrando a Gontran de Borgoña para el cargo. Chilperico I separó a Brunilda de sus hijas y la relegó en un convento en Ruán.
Sin embargo ocurrió algo insólito, Meroveo II, un hijo de Chilperico I, que había ayudado a escapar a Childeberto II, fue a Ruán y se casó con Brunilda. La ceremonia fue efectuada por el obispo de Ruán Pretextato pero el matrimonio acarrearía a Brunilda la acusación de incesto y lascivia. Chilperico I logró hacer anular el matrimonio; en 577 Meroveo II murió y el obispo Pretextato fue asesinado en 586. Las dos muertes fueron atribuidas a Fredegunda que también intentó asesinar a Brunilda.
Brunilda regresó a Austrasia y ante el rechazo de los nobles ruvo que buscar refugio en la corte de Gontran de Borgoña, volviendo un tiempo después para asumir la regencia por su hijo. Actúa entonces como soberana de Austrasia organizando y mejorando el reino: reparó caminos, construyó abadías, iglesias y castillos, reformó las finanzas y reorganizó el ejército. Pero todo ello reprercutió en los intereses de los nobles que mostraron su hostilidad. Brunilda impuso la autoridad de la corona y para reafirmar su autoridad pidió a Gontran de Borgoña, que no tenía hijos, que adoptara a Childeberto, lo que hizo en 577. En 579 casó a su hija Ingunda con el príncipe visigodo Hermenegildo, pero e matrimonio fue asesinado por las conspiraciones y luchas entre arrianos, católicos y bizantinos en Hispania. Childeberto II subió al trono en 583 con 13 años.
En 584 Chilperico I murió asesinado y su muerte fue atribuida tanto a Brunilda como a Fredegunda Ésta asumió la regencia de Neustria por su hijo Clotario II e intentó asesinar de nuevo a Brunilda. En 586 nace Teodoberto II y al año siguiente Teoderico II, ambos hijos de Childeberto II; Fredegunda intentó otro asesinato contra Brunilda y su nieto mayor.
Algunos nobles de Austrasia se oponían abiertamente a Brunilda, especialmente los duques Rauching, Ursio y Berthefried que habían llegado a conspirar contra la vida de Childeberto II y que fueron ejecutados por orden de Brunilda en 587.
Las relaciones entre Childeberto II y Gontran de Borgoña se deterioraron y se inicia una lucha que acaba en 587 con el Tratado de Andelot en el que, entre otros acuerdos, se estable la herencia recíproca de los reinos en caso de que alguno de los dos muera. Ese mismo año Recaredo I hizo una alianza con Childeberto II y pidió en matrimonio a su hermana Clodosinda. Brunilda lo aceptó con la condición que Gontran de Borgoña lo aprobara también (por cuestiones políticas) pero él lo rechazó. En 592 Gontran muere y Childeberto II hereda el trono de Borgoña, poco después intenta invadir Neustria pero fracasa.
En 596 Childeberto II muere envenenado y se atribuye la muerte a Fredegunda aunque otras fuentes la atribuyen a los nobles de Austrasia Brunilda asume la regencia por sus nietos. En 597 Fredegunda muere por una enfermedad y su hijo Clotario II es proclamado rey de Neustria. Brunilda intenta derrocar a Clotario II pero la falta de apoyos la hacen fracasar. En 599 los nobles de Austrasia proclaman rey a Teodoberto II de 13 años, que apartó a su abuela del poder. Brunilda se refugia en la corte de Borgoña, en Orléans, donde es bien recibida por su otro nieto Teoderico II.
Las relaciones de la familia real con la iglesia fueron difíciles, a pesar de que Brunilda y Childeberto II habían establecido buenas relaciones con el Papa Gregorio I. El obispo de Autun, San Desiderio, criticó con dureza las costumbres de la corte de Teoderico II y a Brunilda, por lo que la reina escribió al Papa reclamando por la actitud del obispo hacia su familia. San Desiderio fue suspendido pero el conflicto con los soberanos y nobles de Borgoña continuó. Durante un sermón San Desiderio criticó públicamente a Teoderico II y a Brunilda lo que llevaría a su asesinato en 608, cometido por incondicionales de Teoderico II.
Años antes, en 590, el monje irlandés San Columbano se instaló en Borgoña donde fundó varios conventos. Llegado el momento se opuso a que Teoderico II viviera en concubinato y le instó a buscar esposa. La elegida fue Ermenberta, hija de rey visigodo Witerico, pero fue rechazada por Brunilda, repudiada por el rey y finalmente devuelta a Hispania. San Columbano visitó en una ocasión la corte de Teoderico II y Brunilda solicitó una bendición para sus bisnietos pero él se negó alegando el origen ilegítimo de los niños y amenazó a la familia de Brunilda con la excomunión. La reina, ofendida, consiguió su expulsión del reino de Borgoña en 610.
Brunilda seguía dirigiendo las luchas por el poder entre los reinos francos. Las relaciones entre Teoderico II y Teodeberto II eran inestables pero se unían ocasionalmente para combatir a otros. En las batallas de Dormelles (600) y Etampes (604) vencieron a Clotario II de Neustria. En Etampes, Teoderico II casi logró la derrota definitiva de Clotario II pero la nobleza de Austrasia firmó un tratado de paz a cambio de territorios.
Teoderico II y Brunilda tenían, en 612, una posición de poder y atacaron a Teodoberto II al que vencieron. Brunilda ordenó que fuera tonsurado, lo que según las costumbres de la época, lo inhabilitaba para reinar, y fue encerrado en un convento junto a su hijo donde murieron ese mismo año. Teoderico II asumió el trono de Austrasia pero enfermó de disentería y murió en 613.
Brunilda, que contaba con 70 años, reclamó la regencia para su bisnieto Sigeberto II y la regencia para ella. Los nobles de Austrasia, dirigidos por Pepino Landen, la rechazaron e hicieron un acuerdo con Clotario II que invadió el reino de Austrasia.
Brunilda, sin apoyos militares, buscó la ayuda de las tribus germánicas del Rhin pero fue apresada. Fue sometida a juicio en Reneve, donde fue acusada del asesinato de numerosas personalidades. La torturaron en el potro durante dos días, luego fue exhibida para la mofa del ejército de Clotario II y finalmente fue atada a un caballo y arrastrada hasta morir.
La reina Brunilda murió el 13 de octubre de 613. Fue incinerada y sus cenizas fueron depositadas en un sarcófago en la abadía de San Martín en Autun. Hoy reposan en el Museo Rolin en Aviñón.


Fuente: http://www.parnaso.org/brunilda.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada