lunes, 27 de abril de 2015

“LA TIENDA DE LAS DELICIAS.” La prehistoria de la Fundación Eva Perón.

“LA TIENDA DE LAS DELICIAS.” 
La prehistoria  de la Fundación Eva Perón.


La residencia presidencial en 1946, cuando asumió Perón era el Palacio Unzué. Los trabajadores y los pobres conocían su ubicación y comenzaron a tocar el timbre de la Residencia Presidencial en Buenos Aires.
Después del golpe militar de 1955 que derrocó a Perón, los militares destruyeron la Residencia. Ahora es el sitio de la Biblioteca Nacional.
Como Evita fue siempre Evita, a pesar de los intentos de los historiadores de tratar de donde surgió su amor a sus descamisados comenzó a buscar solución a los problemas y necesidades del pueblo que se congregaba afuera de la Residencia Presidencial.
Evita, para el enojo de las “señoras gordas” de la aristocracia local, no estuvo nunca dispuesta a ser una primera dama tradicional.
Todos los días se juntaba frente a la Residencia Presidencial  cientos de mujeres con hijos pequeños, mayores y personas lisiadas, “los olvidados y rechazados de la sociedad” que formaban largas colas alrededor de las elegantes rejas de la casa del Presidente. Evita se dio cuenta de que tenía que buscarles una ayuda inmediata. Comenzó a comprar comida y ropa con su propio dinero y amontonar los paquetes en un garage vacío de la Residencia. Cuando los sindicatos se enteraron, comenzaron a mandar contribuciones “desde azúcar hasta zapatos”.
Cada noche, cuando Perón ya estaba acostado, Evita, su secretario privado, Atilio Renzi, su mucama, Irma Ferrari, el cocinero Bartolo y dos mucamos, Sánchez y Fernández, trabajaban hasta el amanecer para empaquetar la mercancía. Un día Perón visitó el garage y se sorprendió al ver que la mercadería era nueva. 
“Por supuesto,” contestó Evita. “Algunas cosas las compro yo con mi dinero y otras son donadas por personas que nos quieren ayudar.” “¡Es una verdadera delicia para los necesitados!” exclamó Perón y de allí en adelante el garage fue bautizado con el nombre “La Tienda de las Delicias.”



Después del golpe militar de 1955 que derrocó a Perón, los militares destruyeron la Residencia. Ahora es el sitio de la Biblioteca Nacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada