jueves, 12 de febrero de 2015

LOS DUELOS EN BUENOS AIRES

LOS DUELOS EN BUENOS AIRES



Hay lances que son conocidos y tienen su lado pintoresco, pero también hubo algunos que terminaron mal, no todos fueron como los que tuvieron lugar en la famosa “Casa del Ángel” en el barrio de Belgrano. En la mansión del doctor Carlos Delcasse se dice que hubo más de trescientos duelos donde a lo sumo terminaban con algún contendiente atontado.


Son famosos los duelos que protagonizara el Dr. Alfredo Palacios, que era un eximio esgrimista quien se batió con Manuel Ugarte, Carlos Silveyra y Horacio Oyhanarte,  y casi con Estanislao Zeballos, en ninguno de los casos hubo más que raspones. El partido socialista no permitía a sus afiliados esas costumbres burguesas, por lo que, primero se lo apercibe, luego se lo sanciona, y finalmente se lo expulsa, debiendo renunciar a su banca de diputado. Tiempo más tarde funda el partido Socialista Argentino.

Otro muy recordado fue entre Hipólito Yrigoyen y Lisandro de la Torre. Este último, quien pertenecía al radicalismo acusa a Yrigoyen de excesivo personalismo y querer apoderarse del partido a toda costa, por lo que renuncia enviando una carta inflamada de severas críticas. Yrigoyen no lo toma muy en serio, pero Marcelo T. de Alvear le insiste que la carta era ofensiva y que se debían pedir reparaciones en el campo del honor, y termina por convencerlo. Don Lisandro practicaba esgrima, mientras que su adversario jamás lo había hecho, pero era físicamente más fuerte y de brazos más largos, el lance solo duró cuarenta segundos, ya que Yrigoyen con fuerza de vasco empedernido, y sin estilo, comienza a repartir mandobles como si fuera un molino, y rápidamente le da un sablazo en una de las mejillas dejándole una fea herida, a partir de allí y por el resto de su vida de la Torre usó barba para ocultar la cicatriz. Y como en el caso anterior, funda un nuevo partido, el Partido Demócrata Progresista.

El último duelo a muerte del que se tienen registros fue entre el Dr. Lucio Vicente López, nieto del autor del Himno Nacional Argentino e hijo del historiador Vicente Fidel López, y el Cnel. Carlos Sarmiento.

Lucio Vicente López, quien fuera abogado y novelista autor de La Gran Aldea, había sido interventor en la Pcia. de Bs. As., y dejó sin efecto la operación de compra hecha por el Cnel. Sarmiento, de un campo de tierras fiscales en Chacabuco, el pago se haría con dinero de un crédito del Banco Hipotecario Nacional. Las tierras en cuestión estaban destinadas a un ensanche de ruta, y la operación se hace en condiciones poco claras, se compran tierras fiscales que no se podían ser vendidas, y la plata salía del estado en beneficio de un particular, quien de esta manera pierde un excelente negocio.

Cuando cesa la intervención, el 26 de diciembre de 1894 el diario La Prensa publica una ofensiva carta del Cnel. Sarmiento, al final de la misma decía "proceda" en una clara invitación al duelo, y el Dr. López "procedió". Los padrinos tratan de disuadir el lance, pero este finalmente se lleva a cabo.

En su libro La última carta de Pellegrini, el Dr. Gastón Pérez Izquierdo, da una versión un tanto diferente.

Dice que Pellegrini alentó el duelo cuando podía haberlo evitado, ya que pensó que la cosa no llegaría a mayores, pero que lo impactó de manera muy profunda el resultado del lance y fue un cargo de conciencia que lo acompañó el resto de su vida.

El duelo se llevó a cabo en el Hipódromo Nacional, una lujosa pista con un imponente edificio que estaba en lo que hoy es el Barrio River o Barrio General Belgrano, su principal avenida, el Boulevard Lidoro Quinteros, una diagonal que parte desde Av. del Libertador y Monroe, conserva en su trazado la forma elíptica de la pista. Incluyo un par de fotos del Hipódromo Nacional, ya que muchos piensan que era una pista de menor importancia que la de Palermo, y no fue así.

Existía también el Hipódromo de Palermo, y por ese motivo todos los studs estaban, y aún quedan algunos, en el Bajo Belgrano debido a la cercanía a ambas pistas, estamos hablando de tiempos en que no existían los camiones para el traslado de los caballos.

Las fuentes son:

Yrigoyen - Félix Luna
Buenos Aires, mundos particulares - Francis Korn
La última carta de Pellegrini - Gastón Pérez Izquierdo
Buenos Aires nos cuenta Nº 12 - Bajo Belgrano, latitud 34º 34' S., febrero de 1987


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada