viernes, 28 de octubre de 2016

GRITO DE RIVERO!!!

GRITO DE RIVERO!!!


GRITO DE RIVERO!!!

El gaucho Antonio Rivero gritó por primera vez la Soberanía de la Patria Argentina, sobre nuestras amadas Islas Malvinas. Finos y elegantes historiadores calificaron el acto de patriotismo como un hecho de vandalismo. Vándalos son los que amparados en las tiniebla espúrea, firman acuerdos que nada tienen que ver con la defensa de la Patria. Grave es la tranza con que se manipula el Patrimonio Nacional y la indiferencia ante la agonía de la Patria.

El día 3 de enero de 1833 en un franco acto de piratería al que sin dudas están acostumbrados, los ingleses nos arrebataron las Islas Malvinas.
Los usurpadores llevaron a cabo la agresión, en los momentos en que ambos países se encontraban en un feliz período de paz y amistad.
Vale destacar que las Islas Malvinas, Georgia y Sandwich del Sur, pertenecieron a España hasta el año 1811 en que nos fueron legadas. Concretamente son nuestras por herencia, porque están dentro de nuestra plataforma submarina y, porque entre el Continente y las Islas hay 345 kms. de distancia y entre éstas y Gran Bretaña existe una distancia sideral de 12.000 kms.
El 26 de agosto de 1833, es decir, siete meses después del “zarpazo pirata”, el Gaucho Antonio Rivero se “levanta” y grita por primera vez la Soberanía Argentina sobre las Islas Malvinas.
El grito de Rivero provoca grandes controversias y no son pocos los que con débiles argumentos y sin haber profundizado debidamente el hecho de tanta trascendencia que materializó Antonio Rivero, opinan y desprecian al patriota que en desmedro de su vida y de su libertad, alumbra fortalecido por la Fe en Dios y por su estirpe de gaucho, un hecho magnífico que muestra de manera contundente (como siempre) que los argentinos no somos cobardes cuando de defender la Patria se trata. Demuestra también que los gauchos no son salvajes, ni “mal entretenidos”.
La actitud de Rivero fue sustentada en el patriotismo y abortada por los apátridas que nunca faltan, en todo caso, sobran.
Antonio Rivero se lanza a su patriada acompañado de otros seis gauchos compañeros de aventuras y desventuras, estos fuero: Brasida, Lores, Godoy, Salazar, González, Latorre y Luna.
Este último se convirtió en el Judas del grupo ya que cuando son perseguidos “se pasa” al bando de los usurpadores y oficia de baqueano durante la cruenta persecución.
Finalmente todos lo abandonan y el gaucho se convierte en fugitivo, en paria.
Durante su fuga conoció todas las contingencias de la vida, supo del frío, del hambre, tuvo que robar ganado para subsistir y no morir de inanición. Con las manos agarrotadas quebraba la escarcha para conseguir el agua necesaria para no morir de sed. Durmió a la intemperie apenas abrigado con los cueros de los pequeños animales que faenaba.
De nada sirvió su grito enajenado defendiendo los derechos de la Patria.
Lo llamaron criminal, ladrón y bandido como a Jesús. Nadie sabe como terminó sus días este noble gaucho que, estamos seguros, nunca le hizo una “guachada” a nadie. En cambio, sospechamos que Antonio Rivero murió aquejado de una cruel y grave dolencia: la indiferencia.
De algo estamos seguros, el Gaucho ya no está solo, seiscientos cuarenta y nueve argentinos como él, lo acompañan y hacen guardia allá en la Patria lejana.

Texto de ROSA FRÍAS DE CÁNCHERO


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada