viernes, 27 de mayo de 2016

HATSHEPSUT LA FARAONA

HATSHEPSUT LA FARAONA

HATSHEPSUT LA FARAONA
Su verdadero nombre era Maat Ka Ra y pertenecía a la XVIII dinastía(c. 1490-1468 a. C)

Es denominada también como la primera dama de hierro de la historia.
Hatshepsut era la primogénita del faraón Tutmosis I. Su madre era la princesa Ahmose con la que se había casado su padre para poder legitimar su poder. Además de la única hermana que sobrevivió, Neferubity, Hatshepsut tenía medio hermanos nacidos de las relaciones de su padre con las concubinas reales. Uno de ellos sería el futuro Tutmosis II.

HATSHEPSUT LA FARAONA
Hatshepsut formaba parte de los tutmósidas, la dinastía XVIII, la primera que corresponde al periodo conocido como Reino Nuevo. Este fue un momento de esplendor del antiguo Egipto. Los tutmósidas fueron príncipes tebanos que tras expulsar a los hicsos iniciaron una importante política de estrechamiento de lazos internacionales y de importantes conquistas.

Fue Tutmosis I quien abandonó la tradición de enterrarse en una pirámide para ser inhumado en un hipogeo excavado en la roca. Daba inicio al que sería conocido como el Valle de los Reyes.

A pesar de que Hapshepsut era la primogénita del gran Tutmosis I y que este, parece ser que antes de su prematura muerte la nombró heredera asociándola al trono, fue un hermanastro suyo quien ostentaría el título de Rey. Apoyado por Ineni, arquitecto real, Tutmosis II se hizo con el poder. Hatshepsut, quien se enorgullecía de ser descendiente directa de faraones, se tuvo que conformar a verse relegada al papel de Gran Esposa Real al casarse con Tutmosis II.

Esta incómoda situación para Hatshepsut duró muy poco porque Tutmosis II murió siendo muy joven. Como si la historia se fuera a repetir, de su matrimonio con Hatshepsut sólo había nacido una niña, Neferure, mientras que los descendientes varones eran hijos de concubinas. En un primer momento, el poderoso Ineni nombró heredero al que sería Tutmosis III quien en un futuro debería casarse con Neferure.

HATSHEPSUT LA FARAONA
Durante los primeros años de su regencia del pequeño Tutmosis III Hatshepsut consiguió urdir una conjura para expulsar a Ineni de la esfera política. Con la ayuda de altos cargos como Hapuseneb y Senenmut, Hatshepsut planeó un valiente golpe de estado. No sólo eliminó a Ineni, sino que decidió asumir todo el poder tomando la titulatura real de los faraones y usurpando el poder a Tutmosis III. No sólo eso, Hatshepsut decidió reinar como faraón: eliminó de sus nombres y títulos todas las desinencias femeninas, se hizo nombrar faraón, se vistió como un hombre y reinó como rey durante 22 años de paz y prosperidad en Egipto.

Durante el reinado de Hatshepsut se vivió uno de los periodos de paz más largos de la historia de Egipto, con tan sólo algunas escaramuzas e incursiones militares de poca embergadura.

HATSHEPSUT LA FARAONA
Una de las actividades principales de su reinado fueron las construcciones religiosas. Destacan la Capilla Roja de Karnak o el majestuoso templo de Deir el-Bahari, situado en la orilla oeste de Tebas, que ha pasado a la historia como uno de los templos destacados del Antiguo Egipto. No en vano, se conocía como Dyeser-Dyeseru, el sublime de los sublimes.

Del reinado de Hatshepsut también se recuerda como hecho destacable un viaje al país legendario conocido como El Punt, una misión que quedó plasmada en las paredes del templo de Deir el-Bahari y que tuvo como principal objetivo fines comerciales y políticos.

Hacia el año 16 de su reinado, las cosas empezaron a ir mal para Hatshepsut. La desaparición de sus principales aliados, de su hija y única descendiente, y la posición cada vez más fuerte del joven Tutmosis III hicieron que su gobierno iniciara un irrefrenable declive. Hatshepsut se fue retirando progresivamente del poder hasta llegar el momento de su muerte que le sobrevino sola, abandonada por sus fieles seguidores, en su palacio de Tebas. A pesar de su enfrentamiento con Tutmosis, parece que Hatshepsut murió por causas naturales y no fue asesinada.

HATSHEPSUT LA FARAONA
Aunque el nombre de Hatshepsut se borró de los anales y templos en los que estaba presente, hoy día se descarta que Tutmosis III quisiera vengarse de su madrastra y relegarla al olvido. Más bien se cree que fue un acto de practicidad, para evitar la amenaza de la poderosa familia de Hatshepsut y poder legitimar su ascendencia al poder.

Hatshepsut, su nombre y su reinado, permanecieron en la historia de Egipto gracias a sus templos y a su propio cuerpo. Su tumba se encontró en el Valle de los Reyes y fue catalogada como KV20. Estaba en un perfecto estado de conservación


La reina Hatshepsut fué la primera mujer en regir un imperio que se extendía desde el valle del Eufrates hasta las montañas de Etiopía. Para la época, siglo XV antes de Cristo, era el imperio mas grande y poderoso del mundo, y también el que exigía una política y diplomacias extremadamente finas y delicadas por su fragilidad. La reina estuvo a la altura del cargo, pues durante los 22 años que gobernó Egipto y el mundo conocido, supo mantener el poderío, las fronteras y la imagen internacional de su imperio, a pesar de sus poderosos rivales, el imperio Mittani y el reino de Babilonia, quienes disputaban el dominio egipcio en Siria y Palestina. Manetón y otros cronistas también refieren que esta extraordinaria mujer presidió uno de los momentos de mayor prosperidad económica y cultural de la vieja y milenaria civilización egipcia, que ya para entonces tenía 2000 años de antiguedad, y todavía sobreviviría 1000 años mas hasta la conquista persa en el siglo V AC. Recordemos que la actual civilización que vivimos solo lleva algo menos de 1000 años de existencia. Ante todo mantuvo una firme política de paz y concordia en las relaciones con sus peligrosos vecinos aunque no escatimó medidas de fuerza para hacer respetar sus fronteras, seis campañas militares en Asia bastaron para asegurar su dominio en el movedizo y frágil Cercano Oriente de entonces, proeza que los gobernantes de hoy día nunca llegaron a realizar; una decidida protección y fomento al comercio internacional ya que Egipto dependía mucho de las importaciones de maderas, lanas, metales y objetos suntuarios para el culto y la corte; y un largo mecenazgo a las artes, letras y ciencias. De su tiempo se han rescatado varios papiros de medicina, matemáticas y astronomía, muy superiores en sus conceptos a los griegos y romanos posteriores, y sorprendentemente libres de formulaciones mágicas y/o religiosas, como hasta hoy día se tenía en concepto de la civilización egipcia. En su tiempo se deificó al famoso sabio Imhotep, primer médico, arquitecto y matemático de la historia y que fuera Primer Ministro del faraón Djoser, segundo faraón de la III dinastía y el primero en ser enterrado en una pirámide, la famosa pirámide escalonada de Sakhara. Los templos de este sabio de la mas remota antiguedad se convirtieron en las primeras escuelas y universidades científicas de la historia, el mas grande y famoso estaba en la ciudad de Menfis. El templo funerario de Hatshepsut en Deir el Bahari es considerado un hito artístico dentro de la larga y colosal historia del arte egipcio. Sus líneas, sorprendentemente modernas y funcionales, siguen siendo hoy en día modelo de edificio "perfecto".

El tratado firmado con babilonios y mittanios, que aseguró la paz en Oriente Medio por 50 años, puede leerse íntegramente grabado en piedra en su tumba localizada en el Valle de los Reyes, cerca de Tebas, la primera capital imperial de la historia.

Bajo su mandato no sólo se realizaron expediciones hacia el sur, en busca de materiales exóticos como madera perfumada u oro; también ser organizaron campañas militares que permitieron controlar la tercera catarata y llegar hasta la sexta.


HATSHEPSUT LA FARAONA
Se halla la momia de Hatshepsut

En el 2005 Zahi Hawass, director del Egyptian Mummy Project y secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, encontró diversas momias sin identificar en el Valle de los Reyes. Después de escanear las momias y comparar los rasgos genéticos de la dinastía de Hatshepsut identificaron una de las momias como la reina. A partir de este gran hallazgo, que se mostró al público en el 2007, hemos podido saber que la reina murió por una grave enfermedad: una avanzada osteoporosis y un cáncer maligno en la zona del abdomen que le pasó al hueso de la cadera; además había contraído un absceso séptico en su cavidad bucal que bien pudo provocar un shock septicémico. Según estas últimas investigaciones, su muerte estuvo precedida de largos meses de intensos dolores y fiebres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada