miércoles, 29 de abril de 2015

EL GAUCHITO GIL El gauchito criollo de los milagros

EL GAUCHITO GIL 

El gauchito criollo de los milagros



La devoción popular por Antonio Mamerto Gil Núñez, también conocido como Curuzú Gil, o simplemente el Gauchito Gil, ha crecido con el tiempo, expandiéndose desde la provincia de Corrientes hacia todo el país. Hijo de Encarnación Núñez y José Gil de la Cuadra, algunos identifican el 12 de Agosto 1847 como fecha de su nacimiento.

No es completamente clara la historia de cómo llegó a ocupar su lugar en el imaginario popular, sino que existen al menos dos versiones sobre su vida y muerte.

Una versión dice que Antonio Gil fue un gaucho trabajador rural, adorador de "San La Muerte", que tuvo un romance con una viuda adinerada. Esto le hizo ganar el odio de los hermanos de la viuda y del jefe de la policía local, quien había cortejado a esa misma mujer. Dado el peligro, Gil dejó el área y se alistó para pelear en la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) contra Paraguay.

Luego de regresar, fue reclutado por elPartido Autonomista para pelear en la guerra civil correntina contra el opositorPartido Liberal, pero desertó. Dado que la deserción era delito, fue capturado, colgado de su pie en un árbol de espinillo, y muerto por un corte en la garganta.


Otra relata que en Corrientes corrían tiempos de luchas entre liberales y autonomistas (celestes y colorados respectivamente), y el celeste Coronel Juan de la Cruz Zalazar reclutaba combatientes para engrosar sus filas.
Antonio Gil se encontraba entre aquellos que fueron obligados a alistarse, pero el no deseaba tomar parte en estas luchas entre hermanos, por lo que prefirió huir y refugiarse en el monte.
A partir de allí el mito comienza a forjarse, ya que sus detractores lo acusaron de desertar y volverse un bandolero, mientras que otros creyeron ver en él un émulo de Robin Hood que robaba a los ricos y repartía su botín entre las personas más necesitadas (un recurso bastante utilizado por la canonización popular). Aquellos que lo conocían incluso llegaron a sostener que tenía el don de curar por imposición de manos, y que su profunda mirada tenía la capacidad de hipnotizar.

La historia de su captura es confusa: algunos sostienen que luego de permanecer oculto de la ley por más de un año fue apresado por una patrulla, mientras que otros creen que decidió entregarse al Coronel Salazar.
El hecho es que Gil fue llevado ante las autoridades, y cuando se le preguntó cuál había sido su motivo para desertar, dijo que Ñandeyara (un dios guaraní) se le había aparecido en sueños y le había dicho que no había razones para pelear entre hermanos de la misma sangre, tras lo cual se internó en el monte acompañado de dos compañeros que decidieron seguirlo tras conocer ese mensaje divino.

Las autoridades no creyeron en su explicación, y decidieron que fuera trasladado a la ciudad de Goya para ser juzgado por un tribunal. Los vecinos del lugar temieron que Gil fuese ajusticiado por los militares antes de llegar a Goya y juntaron firmas para obtener su liberación, pero llegaron tarde ya que Gil ya había partido.
Al llegar a un paraje ubicado a unos 8 Km. al norte de Mercedes, el sargento a cargo del grupo decidió terminar con la vida del prisionero.
Gil pidió que no lo mataran, y dijo que la orden de su perdón estaba en camino, pero no fue escuchado.
A punto de ser ajusticiado, advirtió a su verdugo: "Vos me estas por degollar, pero cuando llegues esta noche a Mercedes, junto con la orden de mi perdón, te van a informar que tu hijo se está muriendo de mala enfermedad. Como vas a derramar sangre inocente, invocame para que interceda ante Dios Nuestro Señor por la vida de tu hijo, porque la sangre del inocente suele servir para hacer milagros".
El sargento no creyó lo que oía y ordenó colgarlo cabeza abajo en un algarrobo y dispararle, pero cuentan que las balas no entraron en su cuerpo porque llevaba un San la Muerte bajo su piel, motivo por el cuál el sargento tomó el propio cuchillo de Antonio Gil y le cortó la yugular.
Fue un 8 de enero.
Al volver a Mercedes, el sargento se enteró que todo lo que le había dicho Gil era cierto, y desesperado rezó al Gauchito Gil para que intercediera ante Dios por la vida de su hijo y perdonara sus actos. A las pocas horas el niño se recuperó milagrosamente, y el sargento construyó una cruz con ramas de ñandubay que luego clavó en la tierra que había sido manchada con la sangre de Curuzú Gil, dando así nacimiento a su culto.
Allí, donde fue asesinado, se erige hoy el el altar principal del Gauchito
Gil, pero hay cientos de ellos en todo el país.


El Gauchito Gil es identificado con el color rojo, por lo que sus exvotos son banderas, estandartes, velas y flores de ese color, además de placas que recuerdan y agradecen los milagros otorgados.
Cada 8 de enero se festeja su día. Ese día la calle se cierra al tránsito. A un lado se arma un escenario, y a lo largo de la cuadra se instalan puestos de comidas y bebidas. Al caer la tarde, grupos de músicos van desfilando por el escenario.
Al son de acordeones y guitarras se arma la bailanta. Viejos y jóvenes,
bailarines eximios y principiantes, todos se lanzan al ruedo. Y esos rostros cansados, que rezaban callados ante la imagen, estallan ahora en sapucays y sonrisas. En el frenesí de la música y el baile, muchos de ellos sienten quizás, debajo de sus pies el polvo y sobre sus cabezas, la parra de su patio provinciano.
Cuando se cierra la noche, el árbol del Gauchito refulge de velas rojas que
los fieles encienden de a cientos, y que se renuevan permanentemente,
mientras en la calle sigue la fiesta hasta la madrugada.



ORACIÓN AL GAUCHITO ANTONIO GIL

Oh! GAUCHITO GIL te pido
humildemente se cumpla por
intermedio ante Dios, el milagro
que te pido: y te prometo que
cumpliré mi promesa y ante Dios
te haré ver, y te brindaré mi fiel
agradecimiento y demostración de
fe en Dios y en vos GAUCHITO Gil
Amén


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada