miércoles, 18 de marzo de 2015

Un incendio en la Buenos Aires de Don Pedro de Mendoza

Un incendio en la Buenos Aires de Don Pedro de Mendoza


 
En febrero de 1536, una importante expedición al mando de Don Pedro de Mendoza llega al Río de la Plata y funda el Puerto de Santa María del Buen Ayre. Allí levanta un pequeño núcleo -fortificado por una empalizada de troncos espinillo y ñandubay- cuyas construcciones son de adobe y con techo de paja. 
En el mes de junio una expedición de españoles mantiene un feroz enfrentamiento con los indios en la desembocadura del Río Luján, lo cual no hace más que enardecerlos. De inmediato cargan contra el incipiente núcleo urbano, incendiando las modestas construcciones y aún algunas embarcaciones. El cronista Ulrico Schmidl, testigo de aquellos momentos, nos brinda un relato del incendio: 
"Mientras parte de los indios marchaban al asalto, otros tiraban sobre las casas con flechas encendidas, para que no tuviéramos el tiempo de atender a ambos y salvar nuestras casas, las, flechas que disparaban estaban hechas de cañas y ellos las encendían en la punta. También hacían flechas de otro palo que, si se los enciende, arde y no se apaga y donde cae, allí comienza a arder: (...) En este ataque quemaron también cuatro buques grandes, que se hallaban a una media legua de nuestra ciudad de Buenos Aires." 
La situación fue superada y los indios se retiraron al interior de la llanura. Sin embargo las dificultades no desaparecieron y en 1541 Buenos Aires fue despoblada, trasladándose su sufrida población a la ciudad de Nuestra Señora de la Asunción. Pasarían muchos años y recién en el 1580 Juan de Garay fundará la Ciudad de la Trinidad, en el Puerto de Santa María de los Buenos Aires, que -en este caso- sí perduraría en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada