miércoles, 12 de diciembre de 2012

Coronel Diaz

Todos conocemos la calle Coronel Diaz en el coqueto barrio de Palermo, pero sabemos ¿Quién fue?



CORONEL PEDRO JOSÉ DIAZ       
 

Reseña

El coronel Díaz nació en Mendoza el 17 de mayo de 1800, y era hijo del sargento mayor Luciano Díaz y de doña Dorotea Ordóñez.

Estudió con el franciscano fray José Benito Lamas y tenía trece años cuando su padre lo presentó a San Martín, quien lo aceptó como' cadete. Hizo la campaña de los Andes, luchando en Chacabuco, Cancha Rayada y Maipú. En 1821, ya con el grado de capitán, llegó a las fortalezas del Callao y en esta campaña el propio Libertador le encomendó entrara en Lima al frente de su compañía, el primero de todos. Y el 11 de julio fue Díaz quien custodió la entrada en Lima de San Martín.

Cuando la sublevación del Callao cayó prisionero; intervino en el sorteo de Matucana, y poco después consiguió fugarse y pasar a servir con Bolívar y Sucre. En 1826 hizo la campaña del Brasil y a su regreso se contó entre los hombres de Lavalle. Hizo con éste las campañas de 1839 y 1840, pero en Quebracho Herrado (28 de noviembre de este último año) cayó prisionero del coronel Hilario Lagos, quien le tendió los brazos en el campo de batalla, lo felicitó por su valor y le garantizó su vida.

En el ejercito rosista

Díaz pasó prisionero a Buenos Aires y se radicó en esta ciudad. Cuando el pronunciamiento de Urquiza contra Rosas, pese a ser unitario, ofreció su espada a la Confederación y se incorporó al ejército federal.

“Y usted, coronel, ¿qué papel desempeñará en esta emergencia; son los suyos los que vienen” -preguntó Antonino Reyes, a lo que Díaz contestó:

“No...es Urquiza, es el Brasil, y yo como soldado estaré en mi pueblo puesto al lado del Gobierno de mi patria, sea Rosas o el diablo”.

El 2 de febrero asistió a la junta de guerra que presidió Rosas y de la cual participó su amigo Hilario Lagos y Chilavert. Al día siguiente, en Caseros, se batió heroicamente contra los aliados argentino uruguayo brasileños. Este hecho es pasado por alto por los historiadores y biógrafos liberales.

Dice Adolfo Saldías: “Después de una hora de rudo combatir a pie firme, los batallones de Díaz, disminuidos, cercados, exhaustos de fatiga, y faltos de municiones, iniciaron un movimiento de retirada apoyando su flanco con líneas de tiradores a lo largo de unas zanjas y cerco de tunas”. Y, más adelante, agrega: “Poco después de las dos de la tarde y, cuando la caballería aliada amenazaba rodear completamente las brigadas de Chilavert y de Díaz, se aproximó por el flanco derecho de estas una columna de caballería atraída por la vista de Rosas y los que lo acompañaban, y la cual chocó con la división Sosa. Rechazada esta envolvió en sus filas a Rosas, al mayor Reyes y a algunos oficiales”.

Díaz y Chilavert cayeron prisioneros, aunque aquel corrió mejor suerte que Chilavert, que fue asesinado por Urquiza despues de la batalla.

En setiembre de 1852 fue nombrado capitán del puerto de Buenos Aires, y durante el gobierno del general Manuel Guillermo Pinto, ministro de la Guerra. Luego se retiró de la vida pública.

Murió en Buenos Aires el 12 de diciembre de 1857. Estaba casado con doña Genoveva Gallardo y Tabanera.

Fuentes

- Chávez, Fermín – Iconografía de Rosas y de la Federación, Buenos Aires (1970). 
- Saldías, Adolfo. Historia de al Confederacion Argentina
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada