Archivo del blog

Translate

jueves, 10 de junio de 2010

Belgrano y el cacique Cumbay

Fue inmensa la popularidad que Belgrano adquirió entre los indígenas del Alto Perú y de algunas otras regiones donde llegó su fama. En general, los indios, ya definitivamente conquistados para la causa de la Revolución, se mantuvieron fieles a su recuerdo. En las proximidades del Chaco paraguayo, existía un célebre cacique llamado Cumbay que usaba título de general y vivía rodeado de la pompa de un rey primitivo.


Todos le respetaban como tal y admiraban la multitud de guerreros que obedecían sus órdenes. Era ardiente partidario de la Revolución, por la que combatió en Santa Cruz de la Sierra, siendo herido de un balazo, pero jamás había querido entrar en las ciudades ni tener contacto alguno con la civilización. Sin embargo, cuando oyó hablar de Belgrano deseó conocerlo y le pidió una entrevista. Belgrano se la concedió, y pasado algún tiempo llegó Cumbay a Potosí - donde se hallaba entonces el cuartel general patriota - acompañado por su intérprete, dos hijos menores y una escolta compuesta por 20 flecheros con carcaj a la espalda, el arco en la mano izquierda y una flecha envenenada en la derecha. Al enfrentar a Belgrano, desmontó y, después de mirarlo un rato con profunda atención, le dijo por medio de su intérprete: “Que no lo habían engañado, que era muy lindo, y que según su rostro así debía ser su corazón”. Belgrano le ofreció un caballo ricamente enjaezado y con herraduras de plata, desfilando después ambos en medio del ejército formado. Al pasar frente a la artillería que era de calibre 18, le previnieron que tuviese cuidado con el caballo, porque iban a disparar en su honor, a lo que replicó “que nunca habla tenido miedo a los cañones”. Se lo alejó con toda magnificencia, habiéndosele preparado una cama digna de un rey, pero él, dando a sus huéspedes una lección de humildad, o de orgullo, echó a un rincón los ricos adornos que la cubrían y se acostó sobre el apero.

Se lo invitó a varias fiestas preparadas en su honor y, finalmente. Belgrano quiso brindarle el espectáculo de un simulacro militar. Dispuso entonces que la tropa formara en el campo de San Roque, donde se ejercitó en maniobras de tiro y formación, mostrando lo mucho que había avanzado en su instrucción y disciplina. Cumbay contemplaba todos aquellos movimientos con un dejo de asombro hasta que, al ser interrogado por Belgrano acerca de la impresión que le había causado el ejercicio, contestó con arrogancia: “Con mis indios desbarataría todo eso en un momento”. Belgrano no pudo menos que mirarle sorprendido. Al despedirse lo colmó de atenciones y regalos, obsequiándole entre otras cosas un gran uniforme y una hermosa esmeralda incrustada en oro, para que reemplazara con ella el adorno que tenía entre la barba y el labio inferior, distintivo de la tribu que los indígenas ostentaban con piedras ordinarias o con discos de otros materiales. Cumbay, ganado por tanta gentileza, decidió ofrecerle 2.000 indios para pelear contra españoles.

Este original episodio da una idea de los medios empleados por el general Belgrano para conquistarse el afecto de los indios; de ahí que, a pesar de sus derrotas, estos aliados continuaron combatiendo solos contra los españoles y prestaron eficaces auxilios a los jefes independientes que sostuvieron la guerra en el Alto Perú.

Información extraida de http://www.historiadelpais.com.ar/cumbay.htm

2 comentarios:

  1. como siempre gracias por la clase compañero.

    ResponderEliminar
  2. excelente recuerdo! Siempre es grato apreciar la entrega y valentía de esos pueblos originarios que lucharon por su libertad desde que el hombre blanco puso los pies en sus tierras. Por una de esas curiosidades de la historia, Belgrano también era un hombre blanco, pero seguramente que los aborígenes vieron en sus acciones y discursos el mismo anhelo de libertad. Saludos

    ResponderEliminar